CatEsp
MENU
Síguenos en
Si quieres estar informado de
las ofertas envia WhatsAppp
634 761 534

Escapes

En general podemos definir el escape como el conjunto de tubos que sirven para canalizar los gases de la combustión del motor al exterior del vehículo.
Pero en particular, además, cada parte cumple una función específica muy importante.
Así la primera parte que nos encontramos después de la salida del motor es el catalizador. Su función es la de neutralizar y transformar los gases nocivos producidos por la combustión (hidrocarbono, monóxido de carbono y óxido de nitrógeno) en sustancias menos contaminantes y agresivas para el medio ambiente. A continuación encontramos el silencioso intermedio que reduce en una primera fase tanto el velocidad como la temperatura y presión de los gases. Finalmente, el silencioso trasero reduce el ruido de los gases expulsados ​​a un nivel accepable toda vez que baja en una segunda fase la temperatura y velocidad de los mismos.

El deterioro del escape puede estar causado tanto por el impacto de objetos y obstáculos en la carretera, como por la corrosión interna (encendido defectuoso) ó externa (ambientes salinos ó húmedos), ó vibraciones del motor que pueden provocar rupturas del sistema de escape.
Las consecuencias de un escape en mal estado son:

1. Pérdida de potencia del motor
2. Aumento del consumo de combustible
3. Contaminación del medio ambiente
4. Riesgo de sanciones por sobrepasar los niveles acústicos

Todos los sistemas de un automóvil trabajan interconectados entre sí. Por este motivo un problema en el sistema de escape tiene efectos nocivos en la calibración del sistema de control de emisión de gases. Un pequeño desajuste en el escape puede provocar un problema mayor y en consecuencia, un mayor gasto en su reparación. Es por esto que hay que cuidar y mantener todo el sistema de escape en buenas condiciones.

Para evitar un deterioro prematuro del escape hay que reducir al máximo posible los recorridos cortos, ya que provocan la acumulación de ácidos que favorecen la corrosión interna. Asimismo, en zonas de ambientes muy salinos ó en recorridos por montaña en invierno, es aconsejable la limpieza de los bajos del vehículo para detener la corrosión externa. Hay que evitar también las aceleraciones bruscas con el motor frío así como arrancar empujando el vehículo.

En cada cambio de aceite incluye una revisión del escape que asegura que no surjan problemas hasta la próxima visita. A pesar de ello si se detecta que el escape hace un ruido superior a la habitual, se sienten golpes metálicos en los bajos del coche en carreteras en mal estado, nota pérdida de potencia y el vehículo se ahoga, o ha dado un golpe debajo del vehículo, a fin de evitar problemas más graves, no dude en pedir una revisión (gratuita) para hacer un diagnóstico y reparar o sustituir la pieza defectuosa.

Volver a la página de INICIO
Volver a la página de SERVICIOS